Beneficios EMS

Existen numerosos beneficios EMS, con un entrenamiento de electroestimulación podrás conseguir resultados significativos sin riesgos de lesión, perder peso, ganar musculatura, tonificar, tratar lesiones o eliminar el estrés son solo algunos de los múltiples beneficios que te puede ofrecer la EMS.

La EMS se aplica desde hace muchos años en el ámbito de la fisioterapia y el deporte de competición. La intensidad del entrenamiento proviene de una suave estimulación eléctrica, no de cargas pesadas (como pesas/mancuernas), por lo que el entrenamiento EMS no supone una tensión adicional para las articulaciones o los ligamentos.

Se ha demostrado científicamente que el entrenamiento EMS consigue mejores resultados que el ejercicio convencional y puede ayudar a mejorar la fuerza, la tonificación del cuerpo y la resistencia de varias maneras:

Beneficios EMS

Principales beneficios de la electroestimulación

Desarrolla la fuerza y la resistencia

Normalmente, cuando se entrena en el gimnasio (o en otro ejercicio similar), sólo se utiliza entre el 40 y el 70% de su potencial de fuerza. La EMS mejora el funcionamiento de los músculos y aumenta la intensidad de las contracciones musculares, lo que permite a su cuerpo utilizar hasta el 90% de su potencial, logrando más en menos tiempo.

Desarrolla el músculo (hipertrofia)

La estimulación extra que reciben tus músculos durante una sesión de entrenamiento de EMS es lo que conduce a un aumento de la masa muscular o también conocida como hipertrofia. Después de unas pocas sesiones de entrenamiento, se suele notar un aumento del tamaño de los músculos del pecho, los brazos y las piernas.

Reduce de la grasa

La EMS promueve un alto nivel de actividad metabólica durante, y durante muchas horas después, de una sesión de entrenamiento. Cuanto más alto sea tu metabolismo, mejor quemará tu cuerpo la grasa y construirá masa muscular magra. En el caso de las mujeres, se ha demostrado que el entrenamiento de EMS reduce el tamaño de las zonas problemáticas más comunes, como la cintura, las caderas y los muslos, ayudando así a adelgazar.

Mejora la postura y reduce el dolor de espalda

Un desequilibrio en la musculatura postural de la espalda, el vientre y el suelo pélvico puede provocar diversos síntomas molestos, como el dolor de espalda. Puedes notarlo sobre todo si te sientas en un escritorio durante largos periodos de tiempo. La EMS puede dirigirse específicamente a estos grupos musculares de difícil acceso y entrenarlos.

Alivia el estrés

Un atleta que usa estimulación muscular eléctrica tendrá menos estrés y ansiedad, lo que puede ayudarlo a desempeñarse mejor en el campo. Las contracciones pueden ayudar al atleta a sentirse más relajado, ya que fluye más sangre oxigenada por su cuerpo y esto puede ayudarlo a concentrarse mejor.

Mejora de elasticidad y flexibilidad

El ejercicio con electroestimulación también puede aportarnos, según el tipo de entrenamiento que hagamos, indiscutibles mejoras en el nivel de potencia, por supuesto también en cuanto a elasticidad y flexibilidad.

Tonifica los Glúteos y elimina celulitis

La EMS actúa sobre los tejidos blandos, como las células grasas y el tejido conjuntivo. Puede ayudar a reducir la apariencia de la celulitis mejorando la circulación, eliminando toxinas, tonificando los músculos y estimulando la producción de colágeno y el flujo sanguíneo en la piel.

Fortalece el abdomen

Ejercita los abdominales con electroestimulación y mejora los resultados alcanzando todas la fibras musculares que no logramos con ejercicios tradicionales. Los electrodos están dispuestos de manera que permite realizar un trabajo efectivo sin alterar la comodidad.

Refuerza el suelo pélvico.

Despierta los músculos del suelo pélvico y ayuda a que éstos mantengan su contracción. En aquellas personas que tienen muy debilitada esta zona, la electroestimulación global es casi la única manera de que consigan contraer el suelo pélvico.

Beneficios de la EMS en lesiones

Uno de los mayores beneficios de la Estimulación Eléctrica Muscular (EMS) es que puede utilizarse para tratar los músculos débiles o atrofiados como consecuencia de una lesión o de largos periodos de inmovilidad. Funciona estimulando los músculos, lo que hace que se contraigan y se relajen, de forma muy parecida a la actividad física normal. Muscular eléctrica.

La estimulación ayuda a desarrollar la fuerza en la zona afectada y puede utilizarse para tratar a pacientes completamente incapacitados creando respuestas de contracción muscular involuntaria, con lo que se mejora y también se mantiene el tono muscular sin ninguna actividad física real.

Muchas lesiones relacionadas con el deporte reducen la amplitud de movimiento de las articulaciones, especialmente en los hombros, los codos y las rodillas. La EMS puede utilizarse en una articulación impedida para aumentar la amplitud de movimiento y promover la curación en la zona lesionada, aumentando la afluencia de sangre y reduciendo así la inflamación.

Alivia el dolor crónico con electroestimulación

Muchos pacientes sugieren que la EMS les ayuda a aliviar su dolor crónico en articulaciones y músculos, así como su sufrimiento por el estrés y la tensión. Esta terapia es estupenda para aliviar el dolor en pacientes con fibromialgia y también puede utilizarse para tratar los dolores de cabeza crónicos, la debilidad muscular y la fatiga, así como los dolores corporales generales.

Debido a la restricción de movimiento en las articulaciones sensibles e inflamadas, la terapia EMS funciona bien para los enfermos de artritis, ya que aumenta la amplitud de movimiento en sus articulaciones y reduce el dolor y la inflamación. La EMS lo consigue canalizando una corriente eléctrica de baja frecuencia a través de los nervios musculares y el tejido conectivo. El alivio del dolor se consigue cuando el cuerpo empieza a segregar cantidades adicionales de endorfinas y otros analgésicos naturales en la zona afectada.

Otros beneficios de la electroestimulación

Reduce la tensión muscular

El entrenamiento de EMS promueve la circulación de la sangre por los músculos, lo que puede ayudar significativamente a liberar la tensión muscular y los nudos.

Mejora del rendimiento deportivo

En muchos tipos de deporte, la fuerza tiene un gran impacto en el rendimiento. El entrenamiento EMS maximiza la capacidad y la fuerza de los músculos, además de corregir los desequilibrios posturales que pueden impedir el rendimiento. Se trata de un programa increíblemente útil y eficaz en términos de tiempo que se ejecuta junto con el entrenamiento convencional para deportes como el ciclismo de competición, el atletismo, el fútbol y la natación.

Corrección de los desequilibrios musculares

La EMS está diseñada para permitir la selección de determinados grupos musculares. Esto es especialmente importante si se quieren corregir los desequilibrios musculares. Estar sentado en un escritorio durante mucho tiempo, por ejemplo, provoca un acortamiento de los músculos del pecho y el debilitamiento simultáneo de los músculos de los hombros y la espalda.

Menos tensión en el sistema musculoesquelético

El entrenamiento EMS no supone un esfuerzo adicional. La intensidad del entrenamiento no se debe a cargas pesadas, sino a la estimulación eléctrica. Esto es mucho más fácil para las articulaciones y el sistema musculoesquelético. Durante el entrenamiento EMS, la intensidad del entrenamiento se genera mediante la estimulación eléctrica. Esto permite al usuario disfrutar de sesiones de entrenamiento suaves que son fáciles para las articulaciones, sin ninguna carga adicional que supongan las pesas / mancuernas.

Recuperación posparto

¿Quién hubiera pensado que la estimulación muscular eléctrica podría ayudar después del embarazo? Además de ayudar a perder peso y tonificar, el entrenamiento EMS puede ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico, que generalmente se estiran y debilitan después del embarazo y pueden causar pérdidas de vejiga. Sin embargo, EMS fortalece esta área al estimular los músculos aductores del muslo, así como los nervios que inervan los músculos del piso pélvico. Esto es extremadamente útil para prevenir la incontinencia urinaria, un problema común al que se enfrentan las mujeres después del embarazo.