FEDER_ES

WIEMSPRO SL en el marco del Programa ICEX Next, ha contado con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER. La finalidad de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y de su entorno.

Cómo mejorar la forma física con estos 5 pasos

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Entrenar con electroestimulación para mejorar la forma física

¿Eres de los que se fatigan o les falta el aire al subir una cuesta, o subir un par de pisos por las escaleras? Entonces, déjanos decirte que mejorar la forma física debería ser tu próximo objetivo.

¿Cómo puedes hacerlo? En este artículo te vamos a dar cinco pautas con las que conseguir mejorar tu forma física, y así evitar perder el aliento a cada esfuerzo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la forma física y de qué se compone?

Antes de mejorar la forma física, debemos aprender conceptos básicos.

La forma física es la capacidad que tenemos para realizar esfuerzos con energía y efectividad, retardando el cansancio o la fatiga y previniendo lesiones. Estar en buena forma no consiste en adelgazar o en convertirse en un super deportista, más bien está relacionado con ejecutar con éxito cualquier actividad física en la que participes, algo sencillo si dispones de una buena salud.

Podemos clasificar la forma física en dos tipos diferentes:

  • General: Parte de un nivel mínimo de un organismo sano y es aquella que dota a una persona de un grado de eficacia necesario para sus tareas cotidianas. Dicho de otro modo, es la condición física base para cualquier preparación físico-deportiva y uno de los pilares de una buena salud.
  • Especial: Es el siguiente nivel y es característica de una disciplina deportiva.

No obstante, las cualidades básicas de la forma física son las que nos permiten desempeñar cualquier tipo de actividad. Estas dependen de los procesos metabólicos y del aporte energético:

  • Flexibilidad: Es la capacidad de realizar movimientos con gran amplitud, soltura y facilidad. Por ejemplo, gimnasia rítmica, yoga y estiramientos. Mejora nuestra higiene postural, y nos permite tener más movilidad y conciencia de nuestro cuerpo.
  • Fuerza: Compite directamente con la resistencia, pues es la capacidad para vencerla. Por ejemplo, levantar un gran peso.
  • Resistencia: Capacidad del organismo para soportar durante un tiempo una actividad. Por ejemplo, correr un maratón o hacer un recorrido largo en bici.
  • Velocidad: Consiste en la capacidad de recorrer una distancia o realizar un movimiento en el menor tiempo posible. Por ejemplo, correr una carrera de 50 metros, hacer un sprint o jugar al pimpón.

Por otro lado, tampoco tenemos que olvidarnos de las denominadas cualidades físicas compuestas. Estas son el resultado de la combinación de algunas de las anteriores entre sí y se determinan por el proceso de dirección del SNC (Sistema Nervioso Central):

  • Agilidad: Se define así la cualidad que permite variar la posición en el espacio de forma armoniosa y rápida. Intervienen flexibilidad, fuerza, velocidad y coordinación. Por ejemplo, es necesaria en un portero de fútbol o en una persona que practique artes marciales.
  • Coordinación: Aúna el trabajo de diferentes músculos para llevar a cabo una acción concreta. Es diferente en función de si en la acción interviene todo el cuerpo o solo una parte. Por ejemplo, en el baloncesto intervienen la vista y las manos, y en el fútbol la vista y el pie.
  • Equilibrio: Consiste en mantener la posición del cuerpo y las diferentes partes de este en el espacio. El equilibrio puede ser estático o dinámico.
  • Potencia: Capacidad para movilizar en el menor tiempo posible un peso o vencer una resistencia. Combina la velocidad y la fuerza. Por ejemplo, un salto o un lanzamiento.

Claves para mejorar la forma física

Para mejorar la forma física no solo debes llevar una dieta saludable, también son importantes una buena condición y seguir una rutina de ejercicios. A continuación, te ofrecemos 5 pasos que debes tener en cuenta.

1. Crear un horario de entrenamiento

La  meta no es solo encontrar en la agenda el momento perfecto, que también, sino que llegue ese momento y de ponerse  manos a la obra. El momento es ahora, y no existe el momento perfecto, lo tenemos que crear nosotros, por ello, planifica el tiempo y decide qué tipo de actividades quieres realizar. Por ejemplo, ¿quieres ir al gym a unas clases colectivas? ¿Hacer elíptica en tu casa? ¿Salir a correr? Elijas la opción que elijas, establece un planning para el próximo trimestre y define qué quieres conseguir, cuándo y cómo lo harás.

De este modo, resultará mucho más sencillo cumplir los objetivos, crear una rutina de ejercicios y mejorar la forma física.

2. Utilizar una indumentaria correcta

Puede parecer algo sin importancia, pero si hace mucho que no se practica deporte, es posible que las zapatillas o el resto de la ropa que tengamos no estén en las mejores condiciones. Esto puede provocar que, en vez de mejorar la forma física, suframos lesiones. Además, en la actualidad se pueden comprar prendas mucho más cómodas y ergonómicas que hace unos cuantos años. 

Si es la primera vez que vas a crear una rutina deportiva, nuestra recomendación es que compres material específico para lo que vayas a realizar, y sobre todo, que elijas un buen calzado. Tener zapatillas inapropiadas a la hora de entrenar podría disminuir nuestro rendimiento hasta un 40%.

3. Cuidar la alimentación

Este punto quizás es uno de los más complicados para mejorar la forma física, pero puede que sea el más importante. Si no se establecen unos hábitos y una dieta saludable, el ejercicio físico no tendrá tanto efecto. No es necesario que se sea muy estricto, lo que tenemos que hacer es aprender a comer bien. Para ello, te recomendamos evitar los carbohidratos procesados, los azúcares refinados, el exceso de sodio y las grasas saturadas. En definitiva, evitar las tentaciones y aquellos alimentos prohibidos que nos impiden llevar un estilo de vida saludable.

Por otro lado, intenta consumir cinco comidas diarias. Come de todo, pero no abuses de nada. Un buen truco es comer mucho y bien por las mañanas e ir disminuyendo la cantidad que se ingiere a lo largo del día. Conforme más se acerca la hora de dormir, menos energía gastamos, por lo que pegarse un atracón es contraproducente, ya que no quemaremos esta energía, y se convertirá en grasa. Evitar las cenas copiosas te ayudará a prevenir problemas gastrointestinales, y recuerda que las calorías que ingieras en esta comida no las quemarás. Por otro lado, en el momento de los tentempiés de media mañana o media tarde apuesta por verduras, frutas o frutos secos. 

Al poco tiempo de comer más saludable te darás cuenta de que te sientes mejor.

Alimentos para mejorar la forma física y adelgazar

4. Adaptar el entrenamiento

Para mejorar la forma física y la resistencia es necesario que se entrene la fuerza. Además, al hacerlo se mejorará también la postura corporal y ayudará a prevenir lesiones.

  • Cambia la rutina de entrenamiento:

En las primeras sesiones de entrenamiento no se mejora la condición de manera espectacular. Pero con constancia se irá consiguiendo poco a poco mejores resultados. Incrementa paulatinamente la intensidad del entrenamiento y la rutina para que el cuerpo se adapte, pero incorpora diferentes ejercicios para que no se acostumbre.

  • Prueba métodos nuevos como el electrofitness:

Los beneficios de la EMS o electroestimulación no solo se limitan a la recuperación muscular o a acelerar el metabolismo. También se puede utilizar para mejorar la memoria y, en los casos que sea necesario, evitar la pérdida de masa muscular

El electrofitness es una técnica que puede emplear cualquier persona, es indolora, no invasiva, y respetuosa con el cuerpo. Puede ser la mejor solución para comenzar a realizar ejercicio cuando este no es uno de tus hobbies, pero te has dado cuenta de que es necesario estar en buena forma. Los impulsos eléctricos que se producen en el electrofitness provocan contracciones musculares involuntarias. Además, si se practica con un monitor especializado, lejos de provocarte un daño obtendrás una gran cantidad de beneficios con la EMS. Este puede diseñarse a medida, combinados con un entrenamiento de fuerza o de cardio para perder peso y eliminar grasa, para que se obtengan los resultados esperados en menos tiempo y con menos esfuerzo.

5. Motivación y resultados

Una de las partes más importantes de comenzar un nuevo estilo de vida con rutinas de ejercicios y una dieta saludable es no abandonar el primer obstáculo. La motivación principal debe ser conseguir la meta, pero como no es algo automático, eso puede mermar nuestra motivación.

Sin embargo, la constancia hará que poco a poco comiences a sentirte bien y que este cambio sea patente. Para ayudarte a crear este hábito, puedes premiarte con recompensas inmediatas que te hagas a ti mismo. Aunque debemos recomendarte que andes con ojo, porque, en función de las que elijas, pueden pasar de ser grandes aliadas a convertirse en tus peores enemigas.

El truco está en alinear tus recompensas con tus objetivos; de este modo, te ayudarán a sentirte motivado para conseguirlos. Las recompensas positivas son las que te ayudan a ser más disciplinado y te recuerdan cómo de bien te sientes cuando terminas un entrenamiento.

Cómo mejorar la forma física con un entrenamiento de electroestimulación

El electrofitness potencia los resultados

El electrofitness es una disciplina que combina la EMS con el deporte de alta intensidad, por lo que no sólo puedes utilizarlo para adelgazar. Es un complemento ideal al trabajo diario, ya que promueve la tonificación de estructuras dañadas para recuperar su funcionalidad. Además, los entrenamientos cortos y eficaces favorecen cambios reales que se perciben con rapidez y visibilidad, por ello se dice que potencia los resultados. Pero ¿qué resultados?

  • Provoca más tonificación en menos tiempo.
  • Quema calorías, por lo que favorece la pérdida de peso.
  • Ayuda a eliminar la celulitis.
  • Combate la flacidez.
  • Mejora la circulación sanguínea y la permeabilización de los tejidos musculares; como consecuencia, también la oxigenación y nutrición tisular.
  • Lo pueden utilizar las personas que no pueden seguir entrenamientos de alta intensidad.
  • Se trabajan más músculos que con el movimiento de los ejercicios habituales.
  • Genera endorfinas, lo que es positivo para combatir el estrés.

Como ves, la electroestimulación te permite mejorar la forma física de una manera mucho más sencilla y con eficacia contrastada. Si quieres seguir informado de todos los beneficios y las posibilidades de integrar esta técnica en la rutina de ejercicio habitual, suscríbete a nuestro blog.

Comparte este post:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
[geot_country_name]