Electroestimulación de cuerpo completo: gasto calórico y composición corporal

WB EMS y gasto calórico

La electroestimulación de cuerpo completo lleva una década en el sector del entrenamiento personal. Durante este tiempo tanto la propia tecnología como el concepto de aplicación de esta han evolucionado mucho en todos los aspectos, y uno de ellos es con respecto al gasto calórico y composición corporal.

En sus orígenes era considerada una herramienta útil para aumentar el gasto energético durante la sesión de entrenamiento o después de ella, estando orientada principalmente a usuarios noveles que buscaban una forma rápida de conseguir resultados estéticos en poco tiempo.

Vamos a ver que tanto la ciencia como el empirismo nos llevan a ver esta tecnología de una forma mucho más versátil y completa. Además os mostraremos porqué Wiemspro es pionero en desarrollo de metodologías y defensor del uso de bajas frecuencias durante el entrenamiento con electroestimulación de cuerpo completo.

Qué sabemos sobre la electroestimulación de cuerpo completo y el gasto calórico

Uno de los artículos más referenciados relativos a esta cuestión es del grupo de investigación del Dr. Kemmler, en Alemania. En el se compara el gasto calórico durante una sesión de trabajo cardiovascular con y sin electroestimulación de cuerpo completo sobre impuesta. Aunque los resultados son significativos, es decir, se observan diferencias estadísticamente apreciables, los números “netos” no son muy espectaculares (356 vs 412 Kcal)(1). Hemos de tener en cuenta que la actividad fisca realizada fue un trabajo de tipo cardiovascular de baja intensidad y que la intensidad de corriente eléctrica fue ajustada a un nivel “cómodo” para los usuarios, es decir, una intensidad de corriente moderada.

Este sencillo estudio comienza a indagar sobre que tipo de metodología es más eficiente cuando se usa electroestimulación de cuerpo completo. Además, tras su publicación se abrió un debate entre los especialistas sobre como debía progresar la metodología investigadora en este campo.

Pero no son estos los únicos datos que tenemos al respecto. En España, en concreto en la Universidad de Granada, existe un grupo de investigación especializado en envejecimiento fisiológico que está altamente especialidad en los efectos de la WB EMS. Sus líneas de investigación actuales se iniciaron con los trabajos de Fran Amaro, de Alex de la O y el resto del equipo liderado por el Dr. en medicina Ángel Gutiérrez y el Catedrático en Medicina Manuel Castillo.

Los primeros estudios se basaron en el consumo energético basal post esfuerzo tras la aplicación de WB EMS en comparación la realización de ejercicio cardiovascular convencional. Esta comparativa puede parecer simple, pero ayuda a realizar una comparación con el articulo del grupo alemán, y a determinar que la diferencia más significativa al comparar cardio con o sin electroestimulación, puede estar en el metabolismo basal post esfuerzo y no tanto (qué también) en el gasto energético durante la propia sesión. Los resultados de este estudio concluyen que el VO2 y GER fueron significativamente superiores en el grupo WB EMS hasta 48h tras la sesión. No se encontraron diferencias en el grupo que hico trabajo cardiovascular (2).

El siguiente paso fue comprobar los efectos sobre sujetos jóvenes sanos físicamente activos cuando realizaban el mismo programa de ejercicio físico durante 6 semanas. En este caso el grupo control mantuvo sus hábitos de actividad física regular y el grupo experimental sumo a su actividad física semanal una sesión de 20 minutos de WB EMS. Se midieron parámetros antropométricos para ver las diferencias en composición corporal en ambos grupos. Los resultados aseguran que el grupo experimental obtuvo mejorías significativas en cuanto composición corporal (peso, IMC, masa grasa y masa libre de grasa) (3).

De nuevo nos encontramos ante una intervención sencilla, pero pensada. Este tipo de intervenciones se asemejan mucho al uso que se hacía de la electroestimulación de cuerpo completo. La gente mayormente usaba este tipo de entrenamiento mientras mantenía sus hábitos de vida, por lo que era importante conocer si este tipo de uso tenía algún sentido.

La interpretación que podemos hacer de estos resultados es que la inclusión de, al menos, una sesión de entrenamiento con electroestimulación de cuerpo complejo puede tener efectos positivos en parámetros de salud y calidad de vida como la composición corporal. Además, este tipo de entrenamiento parece más atractivo para personas que no realizan ningún programa de ejercicios físico regulado, por lo que puede ser una herramienta útil para aumentar la tasa de practicantes de ejercicio físico.

Siguiendo con el orden cronológico sería el momento de hablar sobre el trabajo realizado por el equipo de Kemmler en el que se comparó un entrenamiento intermitente compuesto por ejercicios poliarticulares y mono articulares con un entrenamiento de electroestimulación de cuerpo completo basado en realización de repeticiones isométricas y sin cargas externas de diferentes ejercicios.

Ejercicios utilizados por cada grupo durante la fase de intervención en Effects of Whole-Body Electromyostimulation versus High-Intensity Resistance Exercise on Body Composition and Strength: A Randomized Controlled Study.

Figura 1. Ejercicios utilizados por cada grupo durante la fase de intervención en Effects of Whole-Body Electromyostimulation versus High-Intensity Resistance Exercise on Body Composition and Strength: A Randomized Controlled Study.

En este estudio se concluye que ambas metodologías consiguen unos resultados similares en cuanto a composición corporal, estructura y función musculares (4). La clave reside en este caso en el menor volumen y frecuencia semanal del entrenamiento WB EMS. Además, la complejidad de los ejercicios y de la planificación del entrenamiento es menos también el grupo WB EMS. Por tanto los autores concluyen que este tipo de entrenamiento puede ser considerado como una “alternativa” al trabajo interválico de resistencia a la fuerza o HIT.

Nos gustaría matizar llegado a este punto que la palabra alternativo no conlleva la sustitución de un método por otro, sino que debe llevarnos a pensar en las equivalencias posibles entre métodos, lo cual los hace compatibles durante una planificación anual, como opción válida cuando se adapte a las necesidades de un cliente.

Cabe destacar que el equipo de Kemmler realizó una intervención longitudinal con población de mayores (+65 años). En ella estudiaron los efectos del entrenamiento con electroestimulación de cuerpo completo sobre esta población no sólo en la composición corporal, sino en valores de fuerza y de calidad de vida (5). Este estudio se publicó en una secuencia de 3 artículos.

De este estudio podemos sacar varias conclusiones como son:

  • Claras mejorías en fuerza del hemisferio inferior y superior del cuerpo.
  • Mejoras en composición corporal, más acentuadas en el perímetro abdominal de las personas que presentaban mayor acumulo de grasa localizada en dicha región.
  • Sarcopenia y sarcobesidad se ven reducidas con este sistema de entrenamiento.
  • Aumento de varios factores relacionados con la calidad de vida e independencia.

Podemos ver que la electroestimulación de cuerpo completo ha orientado parte de su potencial de aplicación en el aumento del gasto energético y mejora de la composición corporal.

Hemos de tener claro que todos los estudios analizados hasta ahora en este post utilzaban parámetros de onda similares basados en el uso de altas frecuencias y altos anchos de pulso   (85 Hz, 4s-4s, 350 us, 400 ms ramp). Si comparamos los resultados de estos parámetros con los obtenidos en electroestimulación local de baja frecuencia y bajos anchos de pulso puede que encontremos datos que nos ayuden a utilizar de forma más eficiente nuestro sistema de electroestimulación de cuerpo completo.

Electroestimulación local y transferencia a la electroestimulación de cuerpo completo:

Son varios los estudios que han abordado esta temática en el campo de la electroestimulación local. Antes de repasar algunos de ellos, recordamos que el tipo de onda utilizada por la EMS local es igual al de la WB EMS. La diferencia principal entre ambos sistemas es el número de áreas musculares a estimular y la colocación de los electrodos. Es importante saber que el sistema Wiemspro permite configurar la ubicación de los electrodos y aplicarlos a de forma similar a un electro estimulador local.

Un articulo interesante es el realizado en población obesa por el grupo de investigación del Dr. Grosset. En este estudio transversal se midieron los efectos agudos de una sesión de electroestimulación local en pasivo con respecto a una sesión basada en andar en cinta siguiendo un protocolo incremental de velocidad de 2-6 Km/h (6).

En él se determinó que el gasto energético y resto de variables fisiológicas relacionadas con el esfuerzo (FC, VO2, etc.) durante la aplicación de electroestimulación de baja frecuencia en pasivo, equivalía a andar entre 3 y 5.5 Km/h en cinta para esta población.

En cuanto al tipo de sustrato energético utilizado, esta investigación (como otras) nos dice que no se produce un aumento en la tasa de oxidación de grasas durante el ejercicio con EMS, sino que el aumento de la tasa de oxidación es exclusivamente de los hidratos de carbono.

Es muy interesante destacar como los autores plantean la necesidad de saber que ocurriría si se usarán un mayor número de electrodos (cuádriceps isquios en este estudio) y si se pudiera cuantificar y relacionar la FC y la intensidad de corriente aplicada, cosa que es posible con el sistema Wiemspro. En varios artículos se menciona que mayores intensidades de impulso eléctrico correlacionan con mayor gasto energético y/FC durante el ejercicio.

Por último, y no por falta de bibliografía, mencionaremos las conclusiones de un par de estudios que avalan el uso de la electroestimulación local de baja frecuencia como un sistema útil para mejorar a nivel cardiorrespiratorio.

Un estudio de caso llevado a cabo por Babault, describe las adaptaciones a nivel cardiovascular y de fuerza tras aplicar durante 6 semanas un programa de entrenamiento basado en electroestimulación de los cuádriceps. Este programa se basaba en el uso de un programa de baja frecuencia y bajo ancho de pulso (10 Hz- 250 us) durante 40 minutos, 5 días por semana. Tras aplicar este programa, se aplicaba un programa de 3 Hz durante 5 minutos como vuelta a la calma (6).

Como bien asegura el autor, no podemos extraer conclusiones definitivas aplicadas a un tipo de población a raíz de un estudio de caso, pero si podemos entender de manera profunda los efectos producidos por este programa. Entre ellos destaca:

  • Mejorías en la frecuencia cardiaca de reposo tras ejercicio.
  • Mejorías en presión arterial diastólica y sistólica tras esfuerzo.
  • Mejorías en el test de resistencia en cicloergómetro.
  • Cambios en el ángulo de pennación y longitud de los fascículos musculares (mejora de la eficiencia energética muscular).
  • Otros

Uno de los planteamientos más interesantes de este estudio se basa en la idea de que el uso de bajas frecuencias tiene un impacto fisiológico diferente al de altas frecuencias. Se plantea la utilidad de usar e investigar más usando bajas frecuencias, en vez de usar el clásico modelos de medias y altas frecuencias tan usado en electroestimulación de cuerpo completo hasta la fecha.

Pero no solo debemos prestar atención a la frecuencia seleccionada durante el programa de entrenamiento. El ancho de pulso puede ser otro factor fundamental a la hora de orientar el entrenamiento al gasto energético.


“La App de Wiemspro tiene la opción de personalizar los parámetros en función del objetivo de cada usuario”

En un estudio publicado por un amplio grupo de investigadores entre los que destacamos hoy a Yann Le Fur y Nicola A. Maffiuletti, se explica como existen personas que ante altas frecuencias y altos anchos de pulso, manifiestan una eficiencia energética muy alta; tanto que la el gasto energético de la contracción muscular inducida por este tipo de electroestimulación sería menor a la de la contracción muscular voluntaria (7). De esta manera, puede que el uso “clásico” de la electroestimulación de cuerpo completo, basado en altas frecuencias y anchos de pulso, no sea la mejor metodología de aplicación de esta herramienta para conseguir aumento del gasto energético durante la sesión de entrenamiento.

No analizaremos este artículo en esta ocasión, pero os animamos a que esteís atentos a futuras publicaciones para entender los entresijos del mismo.

Discusión y conclusiones:

La electroestimulación de cuerpo completo ha demostrado ser una herramienta útil para aumentar el gasto energético intra-sesión y post sesión.

Según el protocolo utilizado y las poblaciones objetivos podemos encontrar diferencias en los resultados obtenidos, por lo que debemos planificar bien nuestros entrenamientos para conseguir resultados.

Las características del sujeto también condicionarán las decisiones a tomar por el entrenador. Parece que la edad y regiones de acumulo graso harán mas efectivo un tipo de entrenamiento y onda eléctrica que otros.

Existen muchas formas de aplicación de la electroestimulación sobreimpuesta al ejercicio y debemos investigar más sobre cada una de ellas en diferentes poblaciones.

El trabajo de baja frecuencia parece una opción segura y eficiente para conseguir buenos resultados con electroestimulación. Destaca en este sentido su capacidad de ser aplicada varios días por semana, generando beneficios a nivel de rendimiento y salud general.

El ancho de pulso y la intensidad de corriente son parámetros fundamentales que debemos regular según las necesidades del usuario, con el fin de ayudarle a conseguir resultados positivos.

Bibliografía:

  1. Kemmler WOK, Tengel SIVONS, Chwarz JOS, Ayhew JELM. EFFECT OF WHOLE-BODY ELECTROMYOSTIMULATION ON ENERGY EXPENDITURE DURING EXERCISE. J Strength Cond Res ? 2012 Natl Strength Cond Assoc. 2012;240–5.
  2. Puerta ADO, Ángel P, Sainz G. Influencia de EMS Integral y Aerobico Convencional sobre metabolismo basal post-esfuerzo_Alejandro de la O Puerta. 2015;
  3. Amaro-Gahete FJ, O A De, Robles-González L, Castillo MJ, Gutiérrez Á. ELECTROESTIMULACIÓN INTEGRAL DE CUERPO COMPLETO SOBRE LA COMPOSICIÓN CORPORAL EN ADULTOS SANOS FÍSICAMENTE ACTIVOS. 2016;8(1):2016.
  4. Kemmler W, Bebenek M, Kohl M, Kemmler W, Teschler M, Weißenfels A, et al. Effects of Whole-Body Electromyostimulation versus High-Intensity Resistance Exercise on Body Composition and … Effects of Whole-Body Electromyostimulation versus High-Intensity Resistance Exercise on Body Composition and Strength : A Randomized Control. 2016;2016(February).
  5. Kemmler W, von Stengel S. Whole-body electromyostimulation as a means to impact muscle mass and abdominal body fat in lean, sedentary, older female adults: Subanalysis of the TEST-III trial. Clin Interv Aging. 2013;8:1353–64.
  6. Grosset J-F, Crowe L, De Vito G, O’Shea D, Caulfield B. Comparative effect of a 1 h session of electrical muscle stimulation and walking activity on energy expenditure and substrate oxidation in obese subjects. Appl Physiol Nutr Metab Appl Nutr Metab. 2013;38(November 2012):57–65.
  7. Deley G, Babault N. Could low-frequency electromyostimulation training be an effective alternative to endurance training? An overview in one adult. J Sport Sci Med. 2014;13(2):444–50.

Abraham Carlé Calo
Licenciado en CCAFYD
Colegiado nº  57649

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
WhatsApp WhatsApp Wiemspro