Efecto de 8 semanas de electroestimulación, sobre la fuerza muscular y la composición corporal.

La electroestimulación es un método muy utilizado en el área de rehabilitación clínica y en el entrenamiento deportivo. En este estudio se utilizan diferentes tipos de dispositivos de electroestimulación, dispositivo de baja frecuencia (TENS) y dispositivo de media frecuencia (corriente rusa). Como se ha mencionado en otra entrada de blog [2], los dispositivos de media frecuencia son menos efectivos en cuanto al trabajo de fuerza que los dispositivos de baja frecuencia e incluso en el estudio donde se menciona dicha conclusión la corriente rusa es de los programas que más fatiga produce a nivel muscular. El propósito de este estudio estudio es comparar los efectos de los dos tipos de frecuencia sobre la fuerza muscular y la composición corporal.

En el presente estudio se escogió una muestra de 18 estudiantes de Educación Física de entre 17 y 22 años de edad. Dicho sujetos realizaron tres sesiones de 15 minutos de electroestimulación durante 8 semanas. Los parámetros utilizados en la electroestimulación para cada grupo se mantuvieron constantes durante las 8 semanas, a excepción de la intensidad que varió según la percepción del paciente. 

Los sujetos se dividieron en tres grupos; 6 estudiantes en el grupo de dispositivo de baja frecuencia, otros 6 en el grupo de dispositivo de media frecuencia y 6 en el grupo control donde se les aplicaron electroestimulación de baja frecuencia en una intensidad muy baja (umbral sensitivo). A los siguientes sujetos se les tomaron medidas del perímetro del cuádriceps, pliegues subcutáneos del cuádriceps y se midió la fuerza máxima mediante un test de 1 RM en prensa de cuádriceps. 

En cuanto a los parámetros para la electroestimulación fueron las siguientes: En grupo de baja frecuencia (CTM) se utilizó una frecuencia de 100 Hz, con un ancho de pulso de 400 microsegundos, un ciclo de 3 sg de impulso eléctrico y 17 segundos de descanso y una intensidad de 0 – 100 mA. Por otro lado, el grupo de media frecuencia (CR) se utilizó una frecuencia de 2500 Hz, un ciclo de 10 segundos de impulso eléctrico y 50 segundos de descanso con una intensidad de 0 – 100 mA. Y el grupo control (TC) utilizó una frecuencia de 100 Hz, con un ancho de pulso de 150 microsegundos y la intensidad muy baja (umbral sensitivo). Estos valores los podemos observar en la siguiente tabla (Tabla 2).

Después de 8 semanas de fortalecimiento muscular se dio un aumento significativo en la fuerza máxima hasta de un 31% en el grupo de baja frecuencia. También, se dio una disminución en el grosor del pliegue cutáneo y un aumento del perímetro del cuádriceps en el grupo de baja frecuencia. Estos resultados los podemos observar en la siguiente tabla (Tabla 3). 

Analizando bien los anteriores resultados, podemos llegar a la conclusión de que los dispositivos de baja frecuencia son muy efectivos para lograr ganancia de masa y fuerza muscular y también, para la pérdida de la grasa subcutánea. Sin embargo, se necesitan estudios con mayor muestreo para tener una confirmación más sólida. 

 

Bibliografía

  1. Campos, C. Martinez, C. Carrasco, V Arcay, R Ramirez, R Mariscal, M Jerez, D DaSilva, M. (2016). Efecto de 8 semanas de corriente TENS modificada y la corriente rusa, sobre la fuerza muscular y la composición corporal. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 9, 3-6.
  2. Yocheved Laufer, Michal Elboim. (2008). Effect of Burst Frequency and Duration of Kilohertz-Frequency Alternating Currents and of Low-Frequency Pulsed Currents on Strength of Contraction, Muscle Fatigue, and Perceived Discomfort. Physical Therapy, 88, 1167-1176.