Mitos y ventajas de la electroestimulación muscular

Mitos y ventajas de la Electroestimulación

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Seguro que has oído hablar en numerosas ocasiones de la electroestimulación, pero probablemente no tengas muy claro en qué consiste ni los diversos beneficios que comporta un entrenamiento con EMS. En este post te ayudamos a descubrir todo lo que guarda relación con su aplicación y a despejar las dudas que te asaltan.

Es el momento de que descubras cómo puede convertirse en tu mejor aliada para conseguir materializar esos objetivos que te has fijado a nivel físico. ¿Quieres perder peso? ¿Te gustaría tonificar o esculpir tu cuerpo? ¿Sueñas con hacer desaparecer la celulitis?

Conoce, una a una, sus ventajas y esos falsos mitos que la rodean.

¿Qué es la electroestimulación muscular?

Este término se emplea para referirse a un modo concreto de ejercitar los músculos. Se basa, exactamente, en el uso de los impulsos eléctricos locales, que provocan una contracción directa en aquellos músculos sobre los que actúan y en la que el cerebro no interviene. De ahí la denominación EMS, acrónimo en inglés de electrical muscle stimulation, con la que es conocida en el mundo del fitness, donde goza hoy en día de tanto éxito.

¿Te preguntas cómo se generan estos impulsos eléctricos? Proceden de un dispositivo capaz de generar una corriente eléctrica suave. Esta se transmite directamente a los músculos que desees trabajar en tu cuerpo a través de distintos electrodos. Solo tienes que colocarlos en los puntos precisos. Puedes elegir varias localizaciones en las que actuar de manera simultánea.

Este es el modo en el que se genera la contracción y esta tiene un efecto similar al que se obtendría mediante el ejercicio físico llevado a cabo como lo conocemos tradicionalmente. Al fin y al cabo, lo que hace la contracción muscular es imitar el movimiento que se lleva a cabo con origen en el sistema nervioso central.

Estás ante un tipo de entrenamiento que te ayuda a cuidar tu cuerpo gracias al complemento que es la electroestimulación. No tienes más que probarlo para descubrir cómo favorece tu tono muscular, al mismo tiempo que combates la flacidez. Son varias las utilidades que puedes encontrarle. Te las descubrimos a continuación.

¿Para qué sirve la electroestimulación?

Son diferentes los usos a los que da lugar en la actualidad, así como los ámbitos en los que tiene cabida. Se trata principalmente de estos tres que te explicamos a continuación:

  1. En el sector del fitness y del entrenamiento deportivo en general ha encontrado un espacio en el que tiene un gran éxito. Y no es de extrañar dados los beneficios en los que se traduce. Por un lado, mejora el rendimiento de la sesión de ejercicio físico que se desarrolle. Se traduce en un incremento de la resistencia aeróbica y muscular, así como de la fuerza. Por otro lado, es empleada una vez finalizados los entrenamientos con el fin de lograr la relajación de los músculos que se han trabajado.
  1. También es utilizada con frecuencia en el campo de la fisioterapia y la rehabilitación. Su objetivo no es otro que reducir los plazos contemplados para la recuperación de algunas lesiones musculares y distintas operaciones quirúrgicas a las que puedas llegar a someterte. Se emplea, asimismo, como un método efectivo para tratar determinados dolores.
  1. El tercer uso, caracterizado por estar cada vez en un auge mayor, se liga al mundo de la estética y la presoterapia. Son ya muchos los centros especializados en belleza que te recomiendan someterte a sus servicios más innovadores con el fin de moldear tu figura, tonificar determinadas zonas de tu cuerpo y esculpir tu silueta gracias a esta estimulación mediante impulsos eléctricos. También contribuye a combatir la celulitis. Eso sí, para que el resultado sea mayor, se recomienda seguir una dieta alimenticia.
ventajas de la electroestimulación

¿Qué es un entrenamiento de electroestimulación muscular?

Un entrenamiento con electroestimulación es aquel en el que introduces el dispositivo y un chaleco de electroestimulación similar a los de Wiemspro, para hacer de tu entrenamiento convencional uno de alta intensidad. Como consecuencia directa, los resultados que obtengas después de una sesión de este tipo serán mayores, ya que combinas el ejercicio físico con un extra.

Si lo que persigues es bajar peso, tonificar tu cuerpo o lograr un mayor volumen muscular, será más sencillo lograrlo mediante esta técnica. Es la solución perfecta si llevas tiempo haciendo deporte para alcanzar estas metas que te hayas marcado, pero no acabas de alcanzar los objetivos deseados.

No desesperes y confía en el método definitivo que te ayudará. Estas que te enumeramos son las diferentes aplicaciones de un entrenamiento en el que interviene la estimulación basada en los impulsos eléctricos.

Entrenamiento con electroestimulación como sustitutivo de las pesas

Recurrir, por ejemplo, a un traje de electroestimulación como un sustituto de las pesas que acostumbras a levantar te permitirá incrementar el rendimiento físico en un 30 %.

Si, en cambio, lo contemplas como complemento al ejercicio que lleves a cabo desde el punto de vista físico, te llevará a incrementar de forma considerable los resultados finales.

Además, compensa la falta de peso en aquellos casos en los que no puedas con más del contemplado inicialmente. Las tensiones musculares que provoca dan lugar a un mayor rendimiento.

El complemento a los ejercicios de tipo voluntario

En este caso, tanto el ejercicio activo o voluntario se lleva a cabo simultáneamente con el que se conoce de manera popular como pasivo. Si apuestas por esta combinación, serás testigo de la amplificación de los efectos que tendrías con haberte limitado solo al activo. Obtendrás, por tanto, un mayor rendimiento invirtiendo el mismo esfuerzo y tiempo.

Lesiones y diferentes molestias musculares

La aplicación se centra esta vez en solucionar problemas que puedes padecer. Ese es el caso de una lesión en las rodillas, lumbalgias y el adormecimiento de las manos. Te permitirá tratar estas situaciones a través de programas denominados de estabilización. Esta función de la electroestimulación se conoce como TENS, cuya abreviación en inglés es Transcutaneus Electrical Nervious Stimulation, y es usar la electro aplicada a rehabilitación y fisioterapia.

Mitos y verdades sobre la electroestimulación

Son muchos los comentarios que has escuchado sobre esta cuestión, pero no todos ellos son ciertos. Hay una serie de falsos mitos que circulan de boca en boca sin que tengan ninguna base científica.

Te invitamos a que analices con nosotros esas frases que acostumbran a decirse para saber qué hay de cierto en ellas o si responden únicamente a creencias equivocadas que conviene desterrar de una vez por todas.

No puede practicarse todos los días

Es verdad que la estimulación que se lleva a cabo mediante los impulsos eléctricos no puede realizarse todos los días. Los expertos recomiendan que se recurra a ella solamente dos veces por semana. Cabe la posibilidad de contemplar una tercera en el caso de los deportistas más experimentados. Incrementar ese número de ocasiones podría traducirse en un riesgo de sufrir lesiones.

Te permite ponerte en forma mientras descansas o ves la tele

En este caso, estamos ante uno de esos falsos mitos. No es cierto que sentado en el sofá de casa o tumbado en la camilla de un especialista en rehabilitación vayas a conseguir los resultados que persigues como por obra de magia. Es algo más complejo que esta idea. Si quieres actuar sobre unos músculos, tendrás que recurrir a posturas que contribuyan a su acción directa, sin olvidar el ejercicio físico que se recomienda para incrementar los resultados.

Solo conseguirás resultados si eres constante

Es totalmente cierto que los resultados que persigues únicamente se materializarán si eres constante. No vale utilizar este método de forma puntual en busca de un efecto que se desee lograr en pocos días. Necesitas ser perseverante y acompañar esta práctica con la de alguna modalidad deportiva, además de con una dieta alimenticia en consonancia con los esfuerzos que realices.

Te ayuda a perder peso de forma cómoda

Sólo usar el traje de electroestimulación no funciona. No es magia, es ciencia. Necesitas constancia y un entrenamiento mínimo, pero sí que es cierto que supone una ayuda en el proceso por mejorar tu forma física y que quemarás grasa durante la sesión a la que te sometas con más eficacia que si no usaras el chaleco o traje de electroestimulación. No obstante, por tu salud y potenciar más aún si cabe los resultados, debes seguir una dieta y realizar ejercicio físico, como ir al gimnasio, correr, nadar o practicar otro deporte que contribuya a alcanzar tu meta.

Te ofrece la oportunidad de realizar un trabajo más dirigido

Esta afirmación sí es cierta. Como consecuencia de que los electrodos se pueden mover y situarlos en zonas concretas de tu cuerpo, puedes focalizar su intervención. No tienes que desarrollar el mismo trabajo a nivel general. Una de las principales utilidades que puedes darle es la de centrarte en tratar una determinada lesión para que esta mejore, o trabajar sobre una zona del cuerpo específica, por ejemplo, aumentar y definir tus glúteos.

Ahora que ya conoces cómo funciona la electroestimulación, sus falsos mitos y sus verdades, además del modo en que puedes aplicarla a tus entrenamientos deportivos, ha llegado el momento de que pases, por fin, de la teoría a la práctica. Anímate a introducirla en tus rutinas semanales de ejercicio y a disfrutar de los múltiples beneficios en los que se traduce. Sus resultados te convencerán para que continúes recurriendo a este método. ¡Suscríbete a nuestro blog para saber más sobre este tema!

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
[geot_country_name]