Entrenamiento de flexibilidad con electroestimulación

Entrenamiento de flexibilidad

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

La flexibilidad como capacidad física es una cualidad determinante que puede mejorar y optimizar el aprendizaje y el rendimiento en el deporte. Es esta cualidad la que permite a los humanos movilizar partes del cuerpo que logran un movimiento a gran escala (ROM). Se pueden utilizar tres técnicas básicas de estiramiento para realizar el entrenamiento de flexibilidad (máxima demanda): estiramiento estático, dinámico y de pre-contracción.

El último grupo consiste en la contracción anticipada de los músculos a estirar, siendo la técnica más habitual la Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP), que ha demostrado su eficacia en la mejora de la amplitud de movimiento activa y pasiva de diferentes articulaciones en el ámbito deportivo.

Las posibilidades que ofrece la electroestimulación para nuestro propósito son desconocidas por la mayoría de los profesionales del deporte. Numerosos estudios demuestran que el método de estiramiento muscular mediante la aplicación de corrientes tipo TENS es de una eficacia extraordinaria para mejorar la flexibilidad.

En este post podrás descubrir todas las ventajas que genera trabajar la flexibilidad con la ayuda de sistemas de electroestimulación, cómo trabajar la elasticidad con estiramientos y qué métodos son los más beneficiosos para tu objetivo. 

Facilitación Neuromuscular Propioceptiva, ¿flexibilidad con electroestimulación?

Este método tiene como objetivo estimular o acelerar la respuesta de los mecanismos neuromusculares mediante la estimulación de los propioceptores. Utiliza reflejos naturales (reflejo de inhibición autógena) para inhibir la contracción muscular, lo que da como resultado un mayor ROM. 

La efectividad de la FNP se basa en el uso de patrones de movimiento en masa denominados espirales-diagonales y sobre técnicas específicas que secuencian el rendimiento muscular durante los patrones de movimiento. 

Los músculos se vuelven gradualmente rígidos, pierden su elasticidad e incluso pueden volverse más fuertes, pero más cortos. Esto determina el defecto funcional, que tendrá un impacto negativo en nosotros tanto física como psicológicamente.

Trabajar la flexibilidad con estiramientos

Para evitar que este proceso cause problemas en nuestro sistema locomotor, debemos practicar estiramientos con electroestimulación para mejorar la flexibilidad. Los estiramientos son una técnica de prevención y tratamiento ampliamente utilizada, y sobre la que han escrito multitud de autores, por lo que disponemos de extensa información. 

Por otro lado, muchos autores utilizan la electroestimulación en el deporte para lograr diversos fines: mejorar la fuerza y ​​la resistencia muscular, aumentar la masa muscular y acelerar la recuperación después de un trabajo duro, prevenir y mejorar la recuperación de lesiones.

Por ello, la estimulación eléctrica ha sido ampliamente estudiada como un medio básico para fortalecer los músculos. De hecho, en las últimas décadas, se ha utilizado ampliamente para mejorar la condición física de sujetos y deportistas sanos, mejorando así su capacidad atlética y rendimiento deportivo. 

Estiramientos con electroestimulación

La técnica de estiramiento por electroestimulación se ha ajustado según las indicaciones del autor Maya, J. (2001) en “Potenciación y Elongación eléctrica”. IX Jornadas Nacionales de Fisioterapia en el Deporte. Los pasos a seguir son los siguientes: 

  1. Estira los músculos hasta que cese la sensación de elasticidad.
  2. Luego aumenta la amplitud de la corriente hasta que se produzca la contracción y ya no sientas la sensación de estiramiento. 
  3. Después de eso, estira los músculos nuevamente hasta que aparezca una nueva sensación de tensión.

Este ciclo se repite tres veces en total. Finalmente, la intensidad de la corriente disminuye gradualmente y la pierna (por ejemplo) vuelve a la posición de reposo.

Para estirar los músculos a través de la corriente eléctrica (TENS), selecciona solo la corriente alterna con un valor de corriente continua igual a cero. Este tipo de corriente eléctrica tiene un efecto leve, no cauteriza la piel, lo cual evita el aumento de la aferencia nociceptiva después del tratamiento.

Entrenamiento flexibilidad

Según la literatura y los artículos científicos, los parámetros recomendados para entrenar la flexibilidad con estimulación eléctrica residen en la aplicación de impulsos rectangulares bifásicos simétricos con una duración de fase de 0,3 milisegundos y una frecuencia de 40 Hz.

La colocación de los electrodos debe estar orientada para lograr la mejor respuesta muscular, por lo que recomendamos usar la tecnología Wiemspro. Con ella, puedes lograr los mismos parámetros y manejo absoluto de sus electrodos, aislarlos o colocarlos con criterio a través de los trajes de EMS

Wiemspro proporciona un software de alta gama, que puede ser utilizado desde ordenadores hasta tabletas portátiles, para que el tratamiento se pueda realizar donde el fisioterapeuta lo desee, convirtiéndolo en el principal impulsor de la gestión integral de los parámetros de electroestimulación. Con la ayuda de los estimuladores eléctricos profesionales de Wiemspro, podrás tener todo bajo control, puede proporcionar a los pacientes una sensación de comodidad durante cualquier tipo de entrenamiento.

Cualquier ubicación provocará una respuesta motora, pero debemos perder unos minutos el primer día para obtener la mejor respuesta. Para ello, el método ideal es buscar la estimulación mixta, en la que se colocan electrodos cerca de los nervios que controlan el grupo muscular (no siempre es posible) y de ahí dispersar canales hacia los puntos motores del músculo.

Conclusiones

Podemos afirmar que tanto el método de estiramiento con TENS, como la técnica de estiramiento FNP, permiten una ganancia importante de la flexibilidad siempre y cuando sean aplicados de forma correcta y sistemática. Si bien es cierto que las ganancias son mucho mayores al utilizar la técnica de estiramiento con electroestimulación. Debemos tener en cuenta que el músculo que estamos estirando se encuentra al mismo tiempo en un estado de relativa contracción. Este hecho conlleva un cierto riesgo, ya que podemos provocar una rotura muscular si no se realiza con un control importante.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn