FEDER_ES
WIEMSPRO SL en el marco del Programa ICEX Next, ha contado con el apoyo de ICEX y con la cofinanciación del fondo europeo FEDER. La finalidad de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y de su entorno.

¿Qué es la Osteoartritis?

Causas. síntomas y tratamiento de la Osteoartritis.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

¿Te has preguntado alguna vez qué es la osteoartritis? Se trata de una afección que padecen millones de personas en todo el mundo y es, en la práctica, la forma más frecuente de artritis con la que podemos encontrarnos.

Su aparición genera molestias continuadas y dolores de diferentes intensidades. ¿Una buena noticia? La electroestimulación ayuda a combatirla y a reducir sus efectos. Así que estás en el lugar perfecto para saberlo todo sobre este problema.

¿Cuál es la causa de la osteoartritis?

Cuando tienes que enfrentarte a cualquier tipo de dolencia o enfermedad, el punto de partida es conocer su origen: por qué se produce y cuáles son sus causas. La osteoartritis es una consecuencia del desgaste sufrido por el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos. El paso del tiempo es inmisericorde en este sentido, si bien es cierto que también la genética y el estilo de vida pueden propiciar en mayor medida su aparición.

El mencionado cartílago está formado por un tejido firme y deslizante. Su función es evidente, evitar el rozamiento entre las zonas óseas que generan los movimientos articulares. Cuando ese tejido empieza a dañarse, los huesos entran en contacto y la descomposición del cartílago se acelera. Poco a poco, toda la articulación empieza a desmoronarse como un castillo de naipes. Aparecen cambios en tus huesos y daños progresivos en los tejidos conectivos que enlazan la articulación afectada. Más pronto que tarde, el revestimiento articular termina por inflamarse en un proceso semejante al que sucede tras la aparición de un callo óseo.

En la práctica, esta variedad de la artritis aparece en las manos, las caderas, la columna vertebral o las rodillas. Las posibilidades de padecerlo aumentan en función de estos factores de riesgo:

  • Edad. Cuantos más años, más posibilidades de sufrir problemas de esta variedad de artrosis.
  • Sexo. Aunque no se sabe el motivo, las mujeres suelen padecer más que los hombres esta enfermedad.
  • Peso. Las personas obesas están más expuestas a este problema, fundamentalmente porque exigen a sus articulaciones un mayor esfuerzo para desarrollar su actividad. Adicionalmente, el tejido graso suele generar proteínas que se ubican alrededor de las articulaciones y llegan a inflamarse.
  • Genética. ¿Ha habido otros casos en el círculo familiar? Si es así, las posibilidades de tenerlo aumentan.
  • Lesiones en las articulaciones. Tanto las recientes como las antiguas, aunque ya se hayan curado, alimentan el peligro.
  • Esfuerzos repetitivos. La reiteración de ciertos movimientos articulares, sea por trabajo o por deporte, pueden derivar a la larga en una articulación con osteoartritis.
  • Enfermedades del metabolismo. La hemocromatosis (exceso de hierro) y la diabetes alimentan su aparición.
  • Deformidades óseas. Ciertas personas que nacieron con cartílagos o articulaciones malformadas derivan en esta variedad de artritis.

Síntomas de la osteoartritis

En la mayoría de las dolencias o enfermedades, la detección precoz es muy importante. Empezar a actuar lo antes posible es siempre un punto de partida recomendable. Sin embargo, cuando sufrimos esta afección el proceso se desarrolla de manera lenta y progresiva, el deterioro se incrementa con el tiempo y, de esta manera, a menudo se conoce la realidad más tarde de lo deseable.

Por lo tanto, es conveniente tener claros cuáles son los síntomas que avisan del inicio o desarrollo de este proceso fatídico:

  • Dolor. Se experimenta al realizar determinados movimientos o después de los mismos.
  • Sensibilidad. Si se presiona la articulación o su entorno, incluso suavemente, se experimentan sensaciones extrañas.
  • Rigidez. Se aprecia, sobre todo, después de un largo periodo de inactividad. El mejor momento para fijarse es cada mañana, nada más levantarse de la cama.
  • Osteofitos. Son trozos de hueso adicionales que se forman en torno a la articulación artrítica. Una exploración táctil permite percibirlos como bultos duros.
  • Flexibilidad menor. Poco a poco se pierde rango de movilidad en la articulación. Al principio apenas es apreciable, pero llegará a ser notorio.
  • Hinchazón. Los tejidos blandos que rodean la zona afectada pueden terminar inflamándose.
  • Molestias sonoras. A veces, aprecias chirridos, chasquidos y otros sonidos inhabituales al activar o utilizar esas articulaciones.
  • Debilidad puntual. Se concreta en fallos apreciables cuando la zona es sometida a esfuerzos o exigencias concretas. La debilidad muscular y la falta de estabilidad provocan esta consecuencia.

¿Cuándo hay que acudir al médico?

En todo caso, al sentir dolor en la articulación o una rigidez persistente. Lo mejor es acudir a un especialista en cuanto se manifiesten un par de los síntomas anteriormente descritos de forma continuada.

¿A qué partes del cuerpo afecta la osteoartritis?

Hemos mencionado previamente que las zonas más frecuentemente afectadas son las manos, la columna vertebral, la rodilla y la cadera. Son precisamente estas dos últimas las que sufren este problema en mayor medida y con más virulencia.

Osteoartritis de rodilla

¿Sabías que esta es la enfermedad degenerativa más habitual en esta parte del cuerpo? Su desarrollo es lento, progresivo y cada vez más doloroso. Cuando aparece no tiene cura, aunque es posible aplicar algunas pautas, tratamientos y precauciones que facilitan la convivencia con el deterioro.

Conforme los cartílagos protectores de la rodilla se van deteriorando, se desgastan y terminan deteriorándose por completo. Entonces los huesos se rozan y, a menudo, terminan desarrollando espolones tan informes como dolorosos. Cambiar el estilo de vida, tomar determinadas medicinas y la cirugía son las principales alternativas para mejorar, así como descansar mucho y recurrir a técnicas de fisioterapia como la electroestimulación.

Osteoartritis de cadera 

Igualmente, constituye el problema degenerativo más frecuente en la cadera. La cabeza del fémur (una esfera convexa) y el acetábulo (un elemento cóncavo y redondeado situado en la pelvis) interactúan para posibilitar la actividad de la cadera. Entre ellos existe un tejido resbaladizo y blando, conocido como cartílago articular, que evita las molestias. Pero cuando esta enfermedad lo reduce o lo destruye, el problema es doloroso. También, entonces, pueden terminar apareciendo espolones muy dañinos.

Si sufres este problema, el especialista te recomendará vivir de forma saludable, tomar ciertos medicamentos y, si no queda más remedio, recurrir a la cirugía. La EMS, por descontado, también te ayudará a mitigar sus efectos.

Osteoartritis alimentación

Una de las intervenciones inmediatas si se padece esta modalidad de artritis es mejorar la alimentación. El peso es un factor clave para activarla y acrecentar sus molestias. Por eso, la relación entre altura y peso debe ser la correcta.

En este sentido, la fruta, la verdura, el pescado (sobre todo el más rico en ácidos omega-3), la proteína de soja, el chocolate negro de forma moderada y el té verde son alimentos que no deben faltar en la dieta. Por el contrario, las bebidas alcohólicas, la cafeína, la carne roja y las frituras, suelen incrementar el problema y conviene evitarlas.

¿Cómo se puede diagnosticar la osteoartritis?

El diagnóstico de la osteoartritis se realiza uniendo diferentes recursos. El médico preguntará sobre los síntomas y el historial clínico. Examinará la articulación en cuestión y buscará, sobre todo, inflamaciones, bultos duros y chasquidos. También analizará su estabilidad y, a menudo, solicitará la realización de una radiografía de la zona.

¿Cuál es la cura de la osteoartritis?

De igual modo que resulta atrevido catalogar como cura a los diferentes tratamientos aplicables, también es verdad que la mejora que se puede llegar a experimentar es espectacular. Todo es cuestión de aprender a convivir con esta enfermedad y diluir sus molestias.

Medicamentos

Los calmantes ayudarán a soportar el dolor, especialmente el paracetamol y los geles de ibuprofeno y diclofenac. Las tabletas de NSAID se utilizan en una etapa posterior, más agresiva, mientras que la crema capsaicina suele actuar como calmante efectivo.

Unas pocas veces al año, y como tratamiento de choque, también se administran inyecciones de esteroides de forma directa en la articulación dañada.

Cirugía

Es la solución final cuando los dolores son insoportables o la merma en tu actividad habitual es demasiado traumática. La operación consiste en reemplazar esa articulación por otra artificial.

Terapias complementarias

El consumo de suplementos o medicamentos alternativos es otra posibilidad para aliviar estos efectos, sobre todo la rigidez y el dolor. Los más usados son la condroitina y la glucosamina: aunque estudios recientes descartan su utilidad en estos procesos, lo cierto es que algunas personas aseguran haber mejorado tras su uso. Si apuestas por ellas, tendrás que tomarlas entre tres y seis meses seguidos.

Electroestimulación

La electroestimulación nerviosa transcutánea o TENS es aquella que se aplica con finalidad terapéutica. De hecho, entre los tratamientos no quirúrgicos para la osteoartritis, es una de las alternativas más eficaces.

El procedimiento es tan sencillo como fiable. A través de un dispositivo electrónico, se envían impulsos que viajan por la piel hasta las terminaciones nerviosas. Estas señales se mezclan e interfieren en las enviadas realmente por el cerebro y, entonces, ayudan a aliviar el dolor y ejecutar ejercicios de rehabilitación eficaces.

Es cierto que su eficacia difiere entre las distintas personas que lo usan. Algunas, apenas notan sus efectos; otras, hablan maravillas al respecto y aseguran que ha cambiado su vida exponencialmente gracias a la EMS.

¿Cómo lo ves? Ahora que sabes qué es la osteoartritis y tienes claro cuáles son sus tratamientos, quizás apuestes por la electroestimulación para tratarla y mejorar la calidad de vida. Si te ha interesado el artículo, no dejes de visitarnos para seguir informado sobre estos temas. ¡Suscríbete y no te pierdas nada!

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
[geot_country_name]