¿Cómo tratar la epicondilitis o el codo de tenista?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Epicondilitis y Electroestimulacion

A pesar de que la epicondilitis se conoce popularmente como codo de tenista, esta afección no es exclusiva de los deportistas. Se asocia a ellos porque, al coger la raqueta, fuerzan la muñeca o el antebrazo, pero te puede pasar con situaciones cotidianas como, por ejemplo, coger las bolsas de la compra.

Hoy te vamos a enseñar cómo puedes identificarla, cuáles son los síntomas de la epicondilitis más habituales y cómo tratarla. ¡Presta atención!

¿Qué es epicondilitis?

La epicondilitis o codo de tenista, como casi todas las -itis, refleja una inflamación. En esta ocasión, es la inflamación de los tendones que unen la musculatura de la mano y el antebrazo con el epicóndilo, el hueso de la cara externa del codo. Esta estructura muscular es la que se encarga de controlar los movimientos principales de la mano.

Debido al nombre técnico, quizás hayas podido pensar que lo que se inflama es el hueso, es decir, el epicóndilo, pero no es así. El nombre lo toma de los músculos, ya que aquellos que se insertan en este saliente óseo se denominan músculos epicondíleos. Así, la inflamación se produce en el área tendinosa que se inserta en esta región.

Al utilizar una y otra vez los músculos del antebrazo, se produce un sobreesfuerzo y el tejido conectivo sufre daños y microrroturas. Estas son las microlesiones del tendón que provocan la inflamación.

¿Cuáles son los músculos que podemos destacar por su nivel de implicación de la epicondilitis o codo de tenista?

Básicamente son cinco: el primer y segundo radial externo, el cubital posterior, el supinador y el extensor común de los dedos.

Como ya hemos mencionado, esta lesión no aparece únicamente tras la práctica deportiva. Hay algunas profesiones en las que se realizan movimientos repetitivos de gestos puntuales que favorecen su aparición. Así, obreros, mecánicos, pintores, pasteleros y profesionales que están todo el día frente a un ordenador teniendo que manejar el ratón pueden padecerla; pero las profesiones deportivas son el máximo exponente de la epicondilitis. Algunas de las más conocidas son el tenis o el pádel, debido a los movimientos de revés o saque donde se realiza una flexo extensión.

¿Cuáles son las causas habituales?

El mecanismo que puede desencadenar esta lesión consta de riesgos a priori diferenciados, pero que convergen entre sí:

  • Sobreuso: El uso repetitivo y persistente de la musculatura que compone el antebrazo provoca, igual que haría en otra zona, una inflamación de las fibras tendinosas de las estructuras.
  • Mal uso de la musculatura: Estas lesiones suelen producirse al comprometer los músculos y realizar un uso forzado del antebrazo. Son segmentos anatómicos que están concebidos para funcionar con unos movimientos y rangos muy concretos. No obstante, al sobrepasarlos con este tipo de gestos, el tejido blando se topa con ciertos problemas funcionales. De esta manera, se pueden producir degeneraciones, pequeños desgarros o microrroturas en las fibras tendinosas.

Por tanto, no solo el hecho de practicar una actividad deportiva como el tenis puede propiciar que padezcas epicondilitis. Cualquier tipo de movimiento en el que tu muñeca tenga una postura forzada puede provocar codo de tenista. Acciones cotidianas como utilizar un destornillador, un martillo o escurrir la fregona pueden provocar esta lesión.

¿Cuáles son los síntomas de la epicondilitis?

La evidencia que te indica que puedes tener codo de tenista o epicondilitis es el dolor codo externo. Puedes notarlo cuando sujetas o coges objetos, si alguien te aprieta en los puntos de inserción de los tendones y al dar la mano a otra persona. Pero también aparece el dolor al levantar objetos o provocar una rotación, por ejemplo, al llenar un vaso mientras sujetas una jarra.

Además, de estos síntomas que tienen un carácter general, puedes notar una falta de fuerza en el antebrazo. Al palpar la zona apreciarás un dolor punzante en la parte lateral externa del codo. Concretamente, en el área blanda que rodea la prominencia ósea. Esta molestia suele calmarse durante la noche. Sin embargo, durante el día puedes sentir un dolor sordo y constante. Aunque no es un dolor neurológico, sí que puede irradiarse hacia el antebrazo y la muñeca debido a que los nervios atraviesan esta zona muscular. 

Como sucede en cualquier tipo de tendinitis, si haces una contrarresistencia el dolor aumentará. Dicho de otro modo, si extiendes la muñeca frente a una fuerza contraria notarás más dolor.

Cómo curar la epicondilitis tratamientos 

Quién no ha buscado alguna vez “epicondilitis tratamiento” para intentar obtener información sobre cómo curar el codo de tenista o simplemente para saber cómo actuar ante esta afección.

Para tratar esta lesión se puede recurrir a fármacos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno o aspirina son los habituales). Estos bajarán la inflamación y el dolor, aunque no conviene abusar de ellos. Puedes utilizar también una crema antiinflamatoria natural a base de romero, harpagofito y árnica.

No obstante, si el dolor continúa necesitarás parar la actividad que la provoca y acudir a un fisioterapeuta para que con electroestimulación, vendajes y otras técnicas pueda ayudarte. 

En todos los tratamientos con problemas de tendones, huesos o articulaciones también se pueden utilizar férulas, aunque no se ha demostrado que ayuden en la recuperación. Por contra, sí lo hacen los brazaletes de contrafuerza. La banda se coloca unos 3 centímetros por debajo del codo.

Tratamientos de frío

Para reducir el dolor y la inflamación en un proceso agudo, es decir, severo pero de corta duración, el mejor aliado es el frío. Por ello, es uno de los tratamientos de choque para el codo de tenista nada más comiences a notar los síntomas (en las primeras 48 horas). Aplica durante 15-20 minutos hielo o compresas frías tras los estiramientos al terminar la práctica deportiva o profesional. De este modo, conseguirás aliviar el dolor intenso y reducir la inflamación.

Puedes aplicarlo varias veces al día. Pero recuerda colocar siempre una tela entre la piel y el hielo para evitar que se te quede pegado.

Tratamiento de calor

El tratamiento de calor se aplica una vez que hayan transcurrido al menos 48 horas desde que sientes el dolor. Tanto el calor seco como el húmedo son tus mejores aliados cuando el dolor es a largo plazo. Puedes hacerlo con una bolsa de frío-calor o con baños de agua caliente. Hazlo varias veces al día durante unos 15 minutos.

Tratamiento de electroestimulación para la epicondilitis 

Además de todos los tratamientos mencionados, también hay que hablar de la relación entre epicondilitis y electroestimulación. Entre los beneficios de la EMS o, más bien, de la electroterapia, hay que indicar que puede ser importante para tratar los síntomas del dolor.

¿Cómo utilizar el electroestimulador para tratar la epicondilitis?

En primer lugar, lo que debes saber es que tienes que utilizar electroestimulación TENS y no EMS. La electroestimulación nerviosa transcutánea actúa como un equipo de electroacupuntura con el que se puede tratar el dolor de manera efectiva.

Estos dispositivos funcionan mediante unos electrodos que envían una carga eléctrica en la zona en la que se colocan. Ahí producen una serie de cosquilleos que excitan las fibras sensitivas y generan unos impulsos eléctricos que provocan un alivio del dolor de manera natural. Este tipo de tratamiento evitará que tengas que recurrir a un tratamiento oral o tópico mediante fármacos.

Por todo ello y de una forma más técnica, se puede decir que la electroestimulación TENS va a provocar una analgesia local.

“La electroestimulación es un tratamiento perfecto para decir adiós al dolor y a las posibles recaída”.

Cuando el dolor sea más ligero y la zona esté recuperada, es conveniente que apliques un programa para ayudar a regenerar la zona y favorecer la circulación sanguínea. Hazlo al menos durante 15 días, teniendo siempre en cuenta que no tiene que dolerte, sino realizarte una especie de masaje.

Una vez estés ya recuperado de la lesión, puedes pasarte a un programa de fuerza y realizarlo durante 10 minutos un par de veces a la semana. El tiempo que puedes mantenerlo es de un mes, aproximadamente. De este modo, comprobarás cómo esa región vuelve a coger un buen tono muscular y las lesiones no son tan frecuentes como antes.

La electroestimulación es un tratamiento perfecto para decir adiós al dolor y a las posibles recaídas. Utilizada de la manera adecuada, puedes tratar diferentes tipos de lesiones y coger tono muscular.

Lo ideal ante las personas que con frecuencia sufren de epicondilitis o codo de tenista y quieren curar epicondilitis sin reposo, es recurrir a una buena prevención antes de la aparición de síntomas.

Epicondilitis y Electroestimulacion

¿Se puede prevenir la epicondilitis?

Lo cierto es que prácticamente cualquier tipo de lesión se puede prevenir si utilizas una técnica correcta. El problema aparece cuando un deportista o cualquier otro profesional susceptible de padecer codo de tenista adquiere un mal vicio.

Si eres tenista o practicas habitualmente este deporte, debes asegurarte de que la empuñadura y el peso de tus herramientas estén adecuadas a tus características físicas. Además, es muy importante realizar ejercicios de precalentamiento y estirar tras la actividad física.

Para el resto de profesionales (jardineros, carpinteros, mecánicos, músicos…) la mejor forma de prevención es trabajar la higiene postural. Aprender a realizar los movimientos habituales con una buena técnica evitará que tus tendones se sometan a tensiones excesivas. Del mismo modo, dar descanso a estas estructuras tras la actividad también evitará que aparezca esta patología. Masajes preventivos y estiramientos son altamente recomendables. Utilizar un brazalete para este tipo de dolencias también es una buena idea cuando no puedes realizar reposo.

Si te ha parecido interesante este artículo sobre la epicondilitis, sigue conectado con nosotros y suscríbete a nuestro blog para seguir recibiendo información actualizada.

Preguntas frecuentes sobre la epicondilitis

¿Cuántos días dura la epicondilitis?

La epicondilitis, también conocida como «codo de tenista», es una lesión en el tendón que conecta los músculos del antebrazo con el hueso en la parte externa del codo. La duración de la epicondilitis puede variar considerablemente de una persona a otra y depende de varios factores, como la gravedad de la lesión y el tratamiento recibido. Por lo general, la epicondilitis puede durar desde unas pocas semanas hasta varios meses o incluso más, si no se trata adecuadamente.

El tratamiento puede incluir reposo, fisioterapia, ejercicios de fortalecimiento, aplicación de hielo, uso de ortesis o férulas, medicamentos antiinflamatorios y en casos graves, inyecciones de corticosteroides. Además, es importante modificar las actividades que causaron la lesión para permitir la recuperación. La recuperación completa puede llevar tiempo y esfuerzo, y es importante seguir las recomendaciones de un profesional de la salud para acelerar el proceso de curación y evitar recurrencias.

¿Qué empeora la epicondilitis?

La epicondilitis, comúnmente conocida como «codo de tenista», puede empeorar debido a una serie de factores y actividades que ejercen estrés adicional en los tendones afectados. Algunos de los factores que pueden empeorar la epicondilitis incluyen:

  • Actividades repetitivas: Realizar actividades que implican movimientos repetitivos de agarre, torsión o flexión del antebrazo y la muñeca puede agravar la epicondilitis. Esto incluye deportes como el tenis y la raqueta, así como tareas manuales intensas.
  • Uso excesivo del brazo: Continuar utilizando el brazo afectado sin descanso adecuado puede prolongar la recuperación y empeorar la lesión.
  • Levantar objetos pesados: Levantar objetos pesados o realizar actividades que requieren una fuerza significativa en el antebrazo y la muñeca puede aumentar la tensión en los tendones y agravar la epicondilitis.
  • Malas técnicas de levantamiento o agarre: Utilizar técnicas inadecuadas al levantar objetos o al realizar movimientos con la mano y la muñeca puede aumentar la carga en los tendones y provocar un empeoramiento de la lesión.
  • No seguir el tratamiento adecuado: No recibir tratamiento o no seguir las recomendaciones de un médico o fisioterapeuta, como el reposo, los ejercicios de fortalecimiento y la terapia física, puede hacer que la epicondilitis empeore con el tiempo.
  • Factores ergonómicos: El entorno de trabajo o las actividades diarias que involucran posiciones incómodas o malas posturas pueden contribuir al empeoramiento de la epicondilitis.
  • Estrés emocional: El estrés y la ansiedad pueden aumentar la tensión muscular en todo el cuerpo, incluyendo los músculos del antebrazo, lo que podría empeorar los síntomas de la epicondilitis.
  • Ignorar el dolor: Continuar con las actividades habituales a pesar del dolor puede exacerbar la lesión, ya que los tendones dañados necesitan tiempo para sanar.

Es importante identificar y evitar estas actividades y factores que pueden empeorar la epicondilitis, ya que ayudará en el proceso de recuperación y prevendrá posibles recaídas. Si estás experimentando síntomas de epicondilitis, es aconsejable buscar la orientación de un profesional de la salud para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento personalizado.

¿Cómo dormir si tengo epicondilitis?

Dormir con epicondilitis (codo de tenista) puede ser incómodo debido al dolor y la sensibilidad en el codo y el antebrazo. Aquí tienes algunas sugerencias para mejorar la comodidad al dormir si tienes epicondilitis:

  • Posición adecuada: Intenta encontrar una posición para dormir que minimice la presión sobre el codo afectado. Algunas personas encuentran útil dormir del lado opuesto al codo afectado, con el brazo afectado apoyado sobre una almohada o cojín para mantenerlo elevado.
  • Almohada adecuada: Utiliza una almohada cómoda y de apoyo para la cabeza y el cuello. Esto puede ayudarte a mantener una postura más cómoda y reducir la presión sobre el codo afectado.
  • Evita apoyar el codo: Trata de evitar apoyar el codo directamente sobre la superficie de descanso. Puedes utilizar una almohada adicional o una almohadilla para proteger el codo.
  • Férula o soporte: En algunos casos, un soporte o férula para el codo puede ser útil para mantener la articulación en una posición neutral durante la noche y reducir la tensión en los tendones afectados.
  • Medicación: Si tu médico te ha recetado medicamentos antiinflamatorios o analgésicos, tómalos según las indicaciones antes de acostarte para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Hielo antes de dormir: Aplicar hielo en el área afectada durante unos 15-20 minutos antes de acostarte puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor, lo que facilitará conciliar el sueño.
  • Ejercicios y estiramientos suaves: Realiza ejercicios y estiramientos suaves antes de acostarte para relajar los músculos del antebrazo. Asegúrate de hacerlo bajo la supervisión de un fisioterapeuta o siguiendo las recomendaciones de tu médico.
  • Mantén una rutina de sueño regular: Intenta acostarte y levantarte a la misma hora todos los días para establecer un patrón de sueño regular que favorezca la recuperación.
  • Consulta a un especialista: Si el dolor persiste y afecta significativamente tu capacidad para dormir, considera consultar a un médico o fisioterapeuta para obtener orientación específica y opciones de tratamiento.

Recuerda que cada persona es diferente, y lo que funciona para una persona puede no ser igualmente efectivo para otra. Es importante encontrar la posición y las estrategias que mejor se adapten a tu situación particular y hablar con un profesional de la salud para obtener asesoramiento y tratamiento personalizado para tu epicondilitis.

Comparte este post:

[geot_country_name]